Devanador

Óleo sobre lienzo
34,0 x 44,3 cm.
Nuenen: marzo-abril de 1885
F 175, JH 497

Museo Van Gogh, Amsterdam

Anton Kerssemakers, un pintor aficionado que tomó lecciones de Van Gogh, recordó que el estudio de Vincent estaba lleno de objetos que incluían “todo tipo de musgos y plantas traídos del páramo, algunos pájaros disecados, un carrete, una rueca’‘. . . El “carrete” podría haber sido este devanador de bobina, un dispositivo utilizado para enrollar hilo en una bobina o carrete. Los tejedores en la época de Van Gogh ya trabajaban con el hilado mecánico, pero el hilo todavía se enrollaba manualmente. La ejecución de la pintura es hábil, suave y delgada, tan delgada en algunos lugares que la capa base y el color base verde transparente aún son visibles. Van Gogh estaba fascinado por los efectos de iluminación, y hay un poderoso elemento de retroiluminación en esta pintura. Utiliza toques de gris claro para representar la caída de luz en la bobinadora, mientras que los reflejos blancos y amarillos intensifican los contrastes entre luces y sombras. Los objetos probablemente estaban iluminados desde tres lados: no solo por la ventana de la izquierda, sino también desde arriba y por una lámpara frente a la canasta a la izquierda. Sin embargo, las sombras de las patas de la bobinadora no concuerdan exactamente con estas fuentes de luz: las tres caen en ángulos diferentes.