Retrato de los Trabuc

Retrato de Trabuc, asistente en el hospital Saint-Paul

Saint-Rémy, septiembre de 1889

F 629, JH 1774

Kunstmuseum, Solothurn

Sobre estos retratos, Vincent le escribe a su hermano el 5 o 6 de septiembre de 1889:

“Ayer comencé el retrato del asistente, y quizás también haga el de su esposa, él está casado y vive en una casita a unos pasos del asilo. Un rostro muy interesante. Estuvo en el hospital de Marsella durante dos periodos de cólera, en total es un hombre que ha visto una enorme cantidad de sufrimiento y muerte, y hay una especie de calma contemplativa en su rostro, por lo que no puedo evitar recordar la cara de Guizot, porque hay algo de eso en su cabeza, pero diferente. Pero él es una de las personas más simples. De todos modos, lo veréis si lo logro y si hago un duplicado“.

Sin embargo, a pesar de la afinidad de Van Gogh por el Sr. Trabuc, sus comentarios sobre la esposa de Trabuc, escritos en su siguiente carta a Theo, fueron mucho menos comprensivos, rayando en lo cruel:

He hecho un retrato del asistente y tengo un duplicado para usted. Esto contrasta bastante curiosamente con el retrato que he hecho de mí mismo, en el que la mirada es vaga y velada, mientras que él tiene algo militar en sus pequeños ojos negros y vivos. Se lo he regalado y también se lo haré a su esposa si quiere sentarse. Es una mujer marchita, una criatura infeliz, resignada, de poca monta, tan insignificante que tengo muchas ganas de pintar esa brizna de hierba polvorienta. He hablado con ella algunas veces cuando estaba haciendo unos olivos detrás de su casita, y me dijo entonces que no creía que yo estuviera enfermo, y de hecho, tú mismo dirías lo mismo ahora si pudieras verme trabajando, mi cerebro tan claro y mis dedos tan seguros que he dibujado esa “Piedad” de Delacroix” sin tomar una sola medida“.

Retrato de señora Trabuc / Saint-Rémy, septiembre de 1889 / Museo Hermitage, San Petersburgo / F 631, JH 1777

La procedencia de los dos retratos también es interesante. En primer lugar, ninguna de las pinturas es la original. Van Gogh pintó ambos retratos y luego se los regaló a los Trabuc (como dice en las cartas a Theo). Lamentablemente, los originales se han perdido, pero Vincent también hizo copias de cada uno para su hermano, Theo. Son estas copias las que sobreviven.